Commodities

Cálculo de los márgenes requeridos para materias primas: ejemplo

Divisa base de la cuenta: USD
Posición: abrir 1 lote de COMPRA de Cacao a 2.692
Tamaño de 1 lote: 10 toneladas métricas
Requisito de margen: 1,50% del valor nocional

El valor nocional es: 1 * 10 * 2.692 = 26.920 USD
El margen requerido es: 26.920 USD * 0,015 = 403,80 USD



Los mercados de materias primas o productos básicos (en inglés commodities) son los mercados mundiales, de carácter descentralizado en los que se negocian estos productos no manufacturados y genéricos con bajo nivel de diferenciación. Existen en el mundo unos 50 mercados organizados principales en los que se transmiten y cotizan este tipo de bienes, los más importantes son la Bolsa de Metales de Londres (LME), la Chicago Board of Trade (CBOT) y la New York Mercantile Exchange (NYMEX). En ellos se efectúan transacciones tanto a presente como a futuro y opciones.

Los mercados organizados de materias primas son organizaciones privadas que brindan las facilidades necesarias para que sus miembros, atendiendo los mandatos de sus clientes, introduzcan órdenes y realicen negociaciones de compra y venta de materias primas. Los intervinientes en estos mercados pueden ser desde productores o agricultores, empresas que utilizan estos bienes en sus procesos de fabricación o intermediarios. La negociación de estos mercados se lleva a cabo a partir de unos precios conocidos y fijados en tiempo real, en un entorno seguro para los inversores y en el que el mecanismo de las transacciones está totalmente regulado, que garantiza la legalidad, la seguridad y la transparencia.

Los mercados pueden incluir el comercio físico que conlleva la entrega de mercancías y mercados de derivados de negociación utilizando los precios spot, forwards, futuros y opciones sobre futuros. Las transacciones financieras llevadas a cabo en estos mercados organizados que no suponen entrega física de los productos superan cada vez más ampliamente las operaciones en las que si existe entrega física de bienes. Los contratos de futuros constituyen la forma más antigua de inversión en materias primas, futuros que están garantizados por activos físicos. Durante varios siglos, los agricultores han utilizado una forma simple los mercados de derivados de materias primas para la cobertura del riesgo de los precios.